28 noviembre 2021

Coatzacoalcos, Ver.- Se ha sabido que la intensa movilización policiaca que se vio la tarde del sábado en inmediaciones del malecón de Coatzacoalcos, no fue ningún secuestro, sino una excusa de una parejita que esconde su relación de pareja.

La supuesta mujer que apareció encajuelada en un coche tipo Figo de la Ford, no era ninguna víctima, sino una dama que andaba de bajo perfil paseando con su «novio» en las playas frente a Puerto Esmeralda y a la que le cayó el marido en los penosos hechos.

Todo esto quedó asentado en la declaración que dio la dama, cuya identidad se resguarda por tan penoso asunto, ante fiscales de Coatzacoalcos que investigaron el caso.

Se había dicho que la mujer había sido rescatada por elementos de la Guardia Nacional y la SSP la tarde del sábado frente a Puerto Esmeralda. Ahí fue encontrado un coche Ford Figo, en el cual supuestamente habían dejado encajuelada a la mujer.

Al llegar la policía, ella les dijo que había sido privada de la libertad por un familiar de su ex pareja sentimental, el cual se había ido corriendo rumbo a la playa con otro cómplice, pero que le habían dejado un teléfono para que pidiera auxilio. En el sitio apareció el coche Figo placas YNS-142A, del estado de Veracruz.

Incluso los oficiales lanzaron operativo por la costa en busca de los supuestos secuestradores pero no hubo resultados pues todo se trató de puro cuento armado por la mujer.

Solo fue asegurado el coche Figo, que fue dejado mal estacionado sobre el malecón porteño, pero sin señales de violencia.

Cuando fue presionada por su esposo para que dijera la verdad no le quedó de otra más que soltar la sopa ante el fiscal cuando se vio acorralada por su pareja y las autoridades, y el pequeño detalle que dónde se dieron los hechos, hay cámaras de video que nunca captaron los hechos violentos que sostenía la mujer.

La «víctima» admitió que todo fue armado por ella y su novio para ocultar que andaban de luna de miel en la playa, frente a Puerto Esmeralda en dónde fueron «torcidos» por el marido, que andaba buscando a su esposa porque ya intuía el engaño.

Entre llanto a la mujer no le quedó de otra más que admitir su error ante el supuesto de que si seguía con su montaje, le podría surgir una responsabilidad penal por fingir una privación de la libertad.

Vía: Diario en la Red

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: